• ¡BÚSCALOS EN TU BIBLIOTECA PÚBLICA MUNICIPAL!

    LOS CAMINOS DE LOS ÁRBOLES




     . escribe Pep Bruno
    ilustra Mariona Cabassa
    edita La Fragatina en el 2011. web
    ISBN. 978 84 615 4046 4

    a partir de  0 3 6 9 12 16 ad

    . comentado por Félix Albo
    ________________________________________

    Pep Bruno es un amigo, sin que suene a un amigo del montón, antes al contrario.

    Pep Bruno y Mariona Cabassa están encantados de trabajar juntos pues a uno le encanta el trabajo de la otra, y viceversa. Eso para empezar es algo más que bueno.

    Además nos encontramos con una editorial relativamente nueva, de la que aún no habíamos comentado ningún libro. Es el primero, sí, pero sin duda no será el último.

    Los caminos de los árboles es un libro donde confluyen dos naturalezas con ritmo propio, la de la infancia y la de la vejez. El ritmo del niño que deja de lado su infancia a ritmo adulto para retomar la infancia infancia, el tiempo laxo, el puro juego, la abstracción, experimentación, la aventura, la curiosidad, el deseo. Y el del viejo, con el suyo propio, el de su edad, el que le espera, el de escuchar sus adentros mirando el horizonte en los días en los que el sol parece querer quedarse.

    Si ambos ritmos coinciden, puede que se de una historia tan entrañable para sus protagonistas (y sin duda inolvidable) como la que se da en las páginas de este álbum.

    Al comienzo del libro, el niño mira el árbol. El abuelo, más allá. 

    Abuelo, ¿tú crees que yo podría subir a lo alto del ciruelo?.

    Para alcanzar un sueño, un propósito, un deseo, no es imprescindible ser más alto o más fuerte. Solo es cuestión de actitud, de respeto, de búsqueda, de paciencia, de ganas; tantas que el niño, desde lo alto del árbol acaba narrando, diciendo, compartiendo aquel atardecer que miraba el abuelo y que ahora disfruta aún más desde la voz de su nieto.

    Un libro donde la palabra, las manos, la escucha, y el respeto marcan un ritmo aderezado por unas ilustraciones coloristas que acompañan el ambiente de cada momento en el diálogo y la reflexión de los protagonistas de la historia.

    Una historia bien traída a la voz, que sin duda nos sugerirá compartir palabras, naturaleza, buscar el camino de un árbol o escuchar, sin más cómo cae el día.

    Un delicioso cuento de este autor que une, una vez más a las dos puntas de la cuerda de la vida formando un círculo donde no cabe lugar a otra cosa que no sea el propio disfrute.

    ¿Y tú? ¿Lo has leído? ¿Qué te parece?

    Feliz lectura. Feliz semana.


     

    Síguenos en Faceboook

    L A T I E N D A

    ¿Nos sigues en Twitter?